LeTRAS narrativa

Pas de deux

Te levantaste a la hora habitual. Generalmente no te costaba despertarte, pero en ese instante decidiste postergar la retirada de las sábanas. Pesaban excesivamente. Te frotaste los ojos con las manos y aguantaste la respiración tensando el cuerpo. En el momento de relajar los músculos, te giraste sobre tu lado izquierdo y te erguiste.
Ya habías apagado la alarma… No lo recordabas…
Buscaste las zapatillas: tus pies tanteaban en la oscuridad como el bastón de un ciego intuye los bordes de las aceras y las paredes. Las rozaron. Al fin… encendiste la luz. Tras un pausado guiño, tu mirada apuntó hacia el objetivo: la puerta del baño.
Las gotas comenzaron a deslizarse por tu cuerpo. Tus manos trabajaban afanosas en tu cabello, tu abundante mata de pelo oscuro. Detuviste el ritmo unos segundos mientras te arropabas con la toalla de rizo. Notabas cómo tu piel se fundía con el calor de la tela. Casi no te secabas el pelo porque nunca tenías paciencia para ello.
Con la sensación de humedad flotando aún, y ya vestida con unos vaqueros y un jersey mostaza, te dirigiste al pasillo. Se podía escuchar veladamente el tintineo de la cuchara de metal sobre el vaso de cristal.
A los pocos minutos, regresaste sobre tus pasos. Mientras tus dedos trataban de retirar un mechón de pelo que se apoyaba sobre tu sien derecha, miraste la cama.
Ahí aguardaba yo. Sólo podías mirarme: te encontrabas tumbada sobre las sábanas. La alarma. El sueño. La humedad. El calor… Bruma ligera y apenas perceptible. En cambio yo, ni dolor, ni frío, ni humedad… Únicamente había notado algo que se desgarraba. Tras aquel suspiro profundo (hacía unas horas quizá), algo profundo y atado a mí emergió. ¿Por mi piel? ¿Por mis labios? Te arrancaste…
Y ahora me observas desamparada: te veías en mí, porque momentos antes eras yo. O yo había sido tú. Te despertó quizá el silencio. Nunca lo sabremos…Y ahora no apartas tu mirada. Una neblina te desorienta.
Y al fin, me miras y te giras a tu luz… Abandono.
Únicamente, yo era una presencia… ausente.

Anuncios

Tengo 27 años, y soy Licenciada en Filología Hispánica (con la especialidad de Lengua). Una de mis pasiones es la lectura: aprender todo lo que me muestra un libro, desde una cultura o época desconocida hasta formas de ser con las que tropiezo diariamente. Las páginas de un buen libro me ayudan a conocerme a mí misma, a los demás... creciendo en un autoconocimiento que es apoyo para enfrentarme a mis realidades y circunstancias; y fortaleciendo una empatía con personas que, quizá, de modo natural nunca me hubiera acercado... Mi segunda pasión: escribir. Lo que veo, lo que vivo, lo que siento, lo que oigo... Transformar las imágenes de un pensamiento en palabras que pueden ser reconocidas por otros, para vivirlas más intensamente.

0 comments on “Pas de deux

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: