EXTRAÑOS EN UNA NOVELA O CÓMO SE ENAMORAN LOS PERSONAJES

Título largo. Extraño. Farragoso. Como diría mi compañero y amigo David, ¡vivan los títulos largos! Aunque, en este caso, se debe a una necesidad. Sabéis que tengo por costumbre utilizar referencias de novelas de la literatura universal, en este caso, Patricia Highsmith y Extraños en un tren. Esta novela ha sido una metáfora muy recurrente en la historia del cine, la televisión y la literatura, … Continúa leyendo EXTRAÑOS EN UNA NOVELA O CÓMO SE ENAMORAN LOS PERSONAJES

Me gusta cuando besas porque estás como presente

Con hora de Berlín, de Roma o de París hablamos de besos. Será la primavera, o algunas de las entradas de mis compañeros, pero esta noche pienso en besos literarios que me pusieron el estómago del revés y dejaron fluir las emociones. Besos de personajes que no existen y que esperas como si fuesen a dártelos a ti. Besos que viajan como una chispa fulgurante de una comisura de la boca a la otra; besos que huelen a prados y a licores amargos de diferentes épocas y lugares; besos que se sienten nocturnos y besos que pierden el tacto del día; besos que son emulsiones de caricias desgastadas en una cocina literaria moderna; besos de sábanas sin colchón que abrazar; besos de labios y besos de miradas; besos que no se dan, pero se piensan; besos muertos en el recuerdo de los vivos; besos de pasiones multiculturales; besos ajenos y tan propios; besos que se extravían en la memoria y se encuentran en el olvido; besos de nadie y besos de todos; besos de páginas que se arrastran en el baile sensual de las yemas de los dedos; besos que se dan y no se devuelven; besos que se prestan en viajes en el tiempo; besos que se arrancan a dentelladas, de la boca y del alma. Sí, vamos a hablar de besos, de todos los ya mencionados y de la forma inexplicable en la que vienen a morir en nuestros labios cuando los leemos por primera vez.

Continúa leyendo “Me gusta cuando besas porque estás como presente”

El amor en los tiempos del hashtag

Desde Federico Moccia, pasando por Nicholas Sparks hasta llegar a José de la Rosa, lo cierto es que parece haber un giro —lento, eso sí— en el papel que desempeñan los hombres en la lectura y la escritura de dicho género. Porque la famosa sensibilidad de las mujeres, que, en cualquier caso, no me parece un argumento de autoridad, no siempre conlleva que una novela (romántica) esté bien escrita… Continúa leyendo El amor en los tiempos del hashtag

¡Pasajeros al tren!

Hace cuatro años, en una de esas carreteras que atraviesan Europa, vi amanecer sobre Austria. Por alguna extraña razón, no he vuelto a encontrarme con la luz rota y virginal de aquel verano, aunque la busco.

Continúa leyendo “¡Pasajeros al tren!”