El absurdo de la patata

Un hombre pierde un zapato. Le dicen por la calle: «Disculpe, caballero, tiene un agujero en su calcetín». El hombre apurado se mira el pie descalzo, «Uy, vaya contrariedad». Se pone colorado y no sabe cómo ocultar semejante boquete por donde le asoma el dedo gordo. Pasan unos niños y se mofan. El hombre más colorado todavía. Una viejita exclama escandalizada: «Vergüenza debería darle». Al … Continúa leyendo El absurdo de la patata

La inversión de la perspectiva

Enfrente de donde vivo hay una villa privada con pista de tenis y piscina rodeada de cipreses enanos y baladre blanco. De ese recinto ajardinado sale corriendo un niño descalzo y bañador naranja. Atraviesa la praderita de la villa golpeándose el pecho con los puños como los gorilas. De repente se sienta sobre el césped, toquetea allí y allá. Donde él ve un cojín verde … Continúa leyendo La inversión de la perspectiva

Con lugares a cuestas

Cambié las manos en Londres, los pies en Mumbai. Lisboa me abrió los ojos, Albuquerque los oídos. Seúl me ayudó a reemplazar el córtex cerebral. Nueva York me dejó el pelo lacio y en Vicente Noble recuperó su rizo, un rizo oscuro y estrecho. Ay, si mis caderas hablasen de La Habana. En Madrid mudé la piel, quizá por otra más dura. En Granada renové … Continúa leyendo Con lugares a cuestas

Aquí vine a reposar

Aquí vine a reposar, a esta tierra roja y rajada por la sequía. Aquí, cuando llueve, la tierra cruje molesta, se queja porque la lluvia trata de borrar sus cicatrices. La lluvia duele. Después de la lluvia, la tierra es marrón y viscosa, resbaladiza. Fango cenagoso que sube por las rodillas, cubriendo la nuca y la nariz. El fango está removido, amontonado y desigual como … Continúa leyendo Aquí vine a reposar