El peso de las piedras

Tengo una piedra en el pecho. Es más grande que los alvéolos y no creo que quiera dejar de crecer. Todavía cabe ahí dentro. La pleura la abraza y la protege con la misma fe que si fuera un bronquio. Mi pecho es una salina por la que decantan barcos encallados. Barcos: la casa de las aves en alta mar. Aves: ermitañas que anidan en mi pecho. Y pican. Pecho: cama de faquir, guarida vacía y oscura. El peso de los barcos. Aves mudas. Yo ya no puedo abrazar, tengo una piedra en el pecho y me cuesta respirar.

Artes 110, 1942. Óleo sobre lienzo. Leonora Carrington (1917-2011). El arte de ser libre. Museo Leonora Carrington.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s