Con lugares a cuestas

Cambié las manos en Londres, los pies en Mumbai. Lisboa me abrió los ojos, Albuquerque los oídos. Seúl me ayudó a reemplazar el córtex cerebral. Nueva York me dejó el pelo lacio y en Vicente Noble recuperó su rizo, un rizo oscuro y estrecho. Ay, si mis caderas hablasen de La Habana. En Madrid mudé la piel, quizá por otra más dura. En Granada renové … Continúa leyendo Con lugares a cuestas

Aquí vine a reposar

Aquí vine a reposar, a esta tierra roja y rajada por la sequía. Aquí, cuando llueve, la tierra cruje molesta, se queja porque la lluvia trata de borrar sus cicatrices. La lluvia duele. Después de la lluvia, la tierra es marrón y viscosa, resbaladiza. Fango cenagoso que sube por las rodillas, cubriendo la nuca y la nariz. El fango está removido, amontonado y desigual como … Continúa leyendo Aquí vine a reposar

La vanidosa nostalgia de una pompa de jabón

Doña Clotilde: conocida tiempo ha como Cloé. Ya no hay nadie que la recuerde con ese nombre. Ahora en su escalera de vecinos es Doña Clotilde: pelo blanco, bolsas moradas alrededor de los ojos, silueta alta y huesuda. En casa de Doña Clotilde todavía quedan viejas reliquias de los tiempos de Cloé que un vecinito majo gusta de probarse en las tardes después del colegio: … Continúa leyendo La vanidosa nostalgia de una pompa de jabón

La humanización del pan

Las hogazas lucen rubias de sol y de trigo recién molido. Los dedos están tiznados de la grasa negra que ningún jabón puede quitar ya. Así, rebanan limpiamente el pan y le tienden la primera rodaja al compañero. Entre ellos se abre un olor a horno de leña y piedra, es el olor pulcro de los orígenes, del hogar, bien podrían ser dos pastores debajo … Continúa leyendo La humanización del pan