Mucho viento

El viento traía el silbido del vecino de abajo. Se oía claro, estaría en el patio tendiendo ropa. Silbaba despreocupado del viento. Ese viento que hacía estremecer al edificio, lo notaba quejarse, luchar para que el viento no lo arrancara del suelo, la estructura entera sufría con cada sacudida de viento. Tenía que agarrarme para no irme volando. Me centraba en el silbido del vecino … Continúa leyendo Mucho viento