La voz a ti cedida

  Los pasillos de los institutos son cacerías salvajes para los más débiles. Alguien agacha la cabeza, avergonzado ante la mirada de quien le gusta. Otro camina tras un grupo de cinco, siendo el sexto en discordia. Un tercero se sienta a la sombra y cuenta los mordiscos de un bocadillo que no quiere que se acabe, porque la boca estará vacía y las palabras … Continúa leyendo La voz a ti cedida