Lo único que queda

—Hacía tiempo, ¿no? —Da gusto verte, estás como siempre. —Más vieja. —Más guapa. No me mires así. Es la verdad. —¿Qué te apetece tomar? —No sé. Déjame ver la carta. —Me sorprende que hayas querido quedar. —Quería verte. Como tú dijiste: hacía tiempo, ¿no? —Se me hace raro. —Y a mí. Me estoy conteniendo. —¡Anda ya! Siempre tan exagerado. —Es la verdad. —¿Y cómo te … Continúa leyendo Lo único que queda

La canción que nunca suena

Se levantaron las copas para el brindis, sonreía, pero realmente estaba sumergida en el agua tibia de un manglar con su pelo enredándose como algas entre las raíces de los árboles tropicales. Las copas chocaron, pero el tintineo del cristal la llevó a un templo lejano, a las puertas de Bután. Las risas de la mesa se mezclaban con los tambores de una danza africana, … Continúa leyendo La canción que nunca suena

Juan Bañuelos: versos para Tlatelolco

‘Juan Bañuelos ante Tlatelolco: recuperación del pasado prehispánico en los versos de No consta en actas’ es un trabajo que acaba de publicar en Cuba la revista Casa de las Américas y que podéis encontrar AQUÍ. Los argumentos que presento en estas páginas forman parte de un proyecto mayor, en construcción, que pretende analizar las escrituras que diversos autores han propuesto de los acontecimientos de 1968, … Continúa leyendo Juan Bañuelos: versos para Tlatelolco

Allí donde el mar termina en Ítaca

La semana pasada Carmen Juan me brindaba uno de esos momentos que ya siempre se quedan contigo y que van forjando tu conciencia literaria y tu forma de estar en la vida: compartir poemas con Francisca Aguirre en la Feria del Libro. La emoción del homenaje estuvo en los versos cruzados, pero sobre todo en su voz sencilla, ligera de equipaje. Porque la grandeza de … Continúa leyendo Allí donde el mar termina en Ítaca

Edificios que se retuercen

El sol le quemaba la nuca a pesar de llevar sombrero. No podía verlo, pero seguro que estaría muy roja, en carne viva. La nuca le ardía. La camisa pegada al cuerpo, fundida a la carne. Todo era líquido. Estático. Pegajoso. No se podía caminar por allí, los pies se anclaban en una masa chiclosa que creyó fango, si la nuca le hubiera dejado mirar … Continúa leyendo Edificios que se retuercen