El absurdo de la patata

Un hombre pierde un zapato. Le dicen por la calle: «Disculpe, caballero, tiene un agujero en su calcetín». El hombre apurado se mira el pie descalzo, «Uy, vaya contrariedad». Se pone colorado y no sabe cómo ocultar semejante boquete por donde le asoma el dedo gordo. Pasan unos niños y se mofan. El hombre más colorado todavía. Una viejita exclama escandalizada: «Vergüenza debería darle». Al hombre ya le sale humo por las orejas y decide cambiar de pie el zapato que le queda. El otro calcetín no parece tener roturas. Y así, haciendo eses y con un pie desnudo, pudo el hombre, por fin, caminar entre la muchedumbre tranquilo.

El paseo, 1917. Óleo sobre lienzo (169.6 x 163.4 cm). Marc Chagall (1887-1985). Museo Ruso, Málaga. ¿Retrato de una vida feliz?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s