A bofetadas

Me lo han dicho: mi escritura es como reventar un grano de pus. Demasiado brusca, demasiado cruda, resumiendo: incómoda. Me declaro culpable, señoría. No sé hacer las cosas de otro modo. Decidme, por favor, cómo se sacan las concertinas de las entrañas sin desgarrar la carne; cómo se une una cuerda a otra sin hacer un nudo; cómo golpea un martillo sin hacer ruido. Quisiera ser mejor, de verdad. Quisiera aniquilar a las sombras que se guarecen bajo las mariposas de aceite, callar esas voces que me despiertan por la noche. Pero cómo, cómo, diosánto, si yo escribo a bofetadas.

Batalla de los Centauros, 1872-73. Óleo sobre lienzo (195 x 105 cm). Arnold Böcklin (1827-1901). Simbolismo, ninfas y muertos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s