Las Ménades

Era un grupo de dulces y tiernas muchachas que cada sábado por la noche se pintaban con purpurina los ojos y los labios. De ellas se decía que bailaban hasta el amanecer embriagadas por Dionisio, que se entregaban ferozmente a los placeres de la carne. Luego, cuando el éxtasis terminaba a la luz del día, se encontraban mutiladas, devoradas, intoxicadas. Decían que las dulces muchachas lloraban desconsoladas recomponiendo los girones de su ropa. Algunos opinaban que se lo tenían merecido. Otros callaban y preferían cerrar las ventanas, no sacar la cabeza a la calle. Muchos encerraban a sus tiernas niñas antes de las diez de la noche. Cuentan que se organizó un debate prolijo sobre qué hacer con esas muchachas. Y mientras todos los ojos las miraban a ellas, nadie, nadie, nadie, se preguntó por los apolíneos y correctos muchachos.

Coristas, 1927. Óleo sobre lienzo (160 x 211 cm). José Gutiérrez Solana (1886-1945). Museo Carmen Thyssen, Málaga. Lo macabro cosmopolita.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s