Vacía de contenido

Recojo flores de papel entre los escombros de los edificios bombardeados que un soldado ha puesto para mí o quizá fue una teniente, tanto da, el caso es que alguien pensó en esa niña abandonada que soy yo. Hay algunos muros en pie que resistieron el desgarro de la metralla y exhiben con orgullo herido y ridículo los boquetes en la piel. Me acerco las flores a la nariz, pero solo huelo a ceniza. A mi lado hay cuerpos humeantes y negros. Muertos. Muertos como  yo que camino por mi interior desolado.

 

eyJ0eXAiOiJKV1QiLCJhbGciOiJIUzI1NiJ9.eyJpbSI6WyJcL2FydHdvcmtcL2ltYWdlRmlsZVwvNWRkNTk3MjAzZTA1MS5qcGciLCJyZXNpemUsODAwIl19.xVhEgO4DwTW38dm2IPJKaViDoMJsXwpUYyCK6ZEiQZI

La carta (Enferma), 1917. Óleo sobre lienzo (95 x 140 cm). Gabriele Münter (1877-1962). Museo Nacional Thyssen-Bornemisza. Mucho más que la sombra de Kandinsky.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s