CREAdores EnPocasPalabras

El bienestar de la sombra

Se sujetaba el estómago con las manos. El recogido de peluquería le estiraba las sienes y comenzaba a dolerle la cabeza. Notaba que se estaba mareando. Esperaba detrás del telón a que anunciaran su nombre, pero se hacía largo con los actos de relleno. Necesitaba serenarse. No podía vomitar. No era el momento. Cerró los ojos y oyó su nombre al fin. Se vio salir al escenario tras las cortinas rojas, se vio coger aquella placa metálica con brillos de oro. Todo el mundo aplaudía, se oían silbidos. Sonreía con la boca abierta ignorando la tirantez del peinado. Más aplausos. Después vendrían los periodistas, entrevistas, quizá algún autógrafo por la calle, las visitas concertadas, honoríficas, inauguraciones, apretones de mano, besos, sonrisas, más peinados tirantes… Abrió los ojos y se encontró agarrada a la cortina roja, en la sombra. Fuera, todo silencio, todo expectación. Su nombre se anunció de nuevo y con paso firme se dio la vuelta y salió corriendo entre bastidores hacia la calle. Alguien sorprendido le gritó, pero ¿adónde vas? y ella, en el furor de su carrera, se limitó a responder: se está muy bien aquí.

edgardegas2

La estrella, 1876-77. Pastel (58 x 42 cm). Edgar Degas (1834-1917). Museo de Orsay.

Anuncios

0 comments on “El bienestar de la sombra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: